High Hopes, su último testimonio en como hacer regalos de fieltro el estudio de grabación?
Fue una falsa promesa, por no decir una estafa.
Billboard, el top40 de las recaudaciones de artistas del mundo de la música, y siguiendo.Publica estos días la prestigiosa revista norteamericana.Bruce Springsteen y la E Street Band en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid rozó lo sobrehumano.Que viviste algo como este Spirtis in the night, cantada anoche, que a continuación se ve en este vídeo de Rock In Rio en Lisboa.Bruce Springsteen se ha acostumbrado a tener un directo tan apabullante que se ha olvidado de lo más esencial: qué hacer con.En conversación telefónica, me ha asegurado que si no es el más largo quedaría empatado técnicamente con el de la Nochevieja de 1980, encuadrado dentro de una gira espectacular cuando Springsteen acababa de publicar.No lo hace ni lo hará por muy buen rollo que genere.
Desde su condición de rockero de vieja escuela, con un sonido que descansa en una banda perfectamente engrasada, sin artificios pirotécnicos y muchísimo oficio, batalla y carácter, el músico de Nueva Jersey es capaz de lo mejor, esto es, de despojarte de todas tus riendas.
De Spin Doctors permitían un respiro.
Nils Logfren, Bruce Springsteen y Steven Van Zandt en el concierto de Madrid.Pero son ellos los que se ponen el freno, o mejor dicho el jefe, The Boss, que manda sobre la banda y fue quien prefirió anoche en Madrid -y suele preferir en sus visitas a España- darse no sé cuántos paseítos, tocar no sé cuántas.Desde este periódico, esta Ruta Norteamericana invita a los lectores a contar su vivencia más personal de un concierto de Springsteen, ahora que parece que ha querido hacer historia en Madrid justo cuando mañana se cumple un año del fallecimiento del saxofonista Clarence Clemons.Porque si Bruce Springsteen tiene que ser el puto amo del rocknroll que lo sea mirando a la cara, sin concesiones, con la cabeza bien alta, con el prestigio que todavía conserva, a su propio legado.Bruce Springsteen durante el concierto en Madrid.Stolen Car o, wreck on the Highway.Pienso en Bob Dylan cuando comentaba que le horrorizaba pensar que alguien tararease sus canciones, que cantasen con él al unísono, como si fueran canciones de acampada.Y todo mientras el sonido en el estadio Santiago Bernabéu fue lamentable en buena parte del coso, algo que suele pasar cuando se toca en algo tan deleznable para la música en vivo como un estadio de fútbol y algo que ya le ha sucedido.Era un poema pensando que eso podía salir en cualquier tabloide.



Fotonoticias Redferns, para los que, parafraseando al propio Springsteen, encontramos la llave del universo en el interior de ese disco, como de otros suyos, que no nos haga ese regalo de tocarlo íntegramente es un fastidio importante, ya que teníamos oportunidad de disfrutar de algunas.
Compite por duración con uno de la Nochevieja de 1980 donde al parecer Springsteen llegó a las 3 horas y 45 minutos, pero hay quien apunta desde Estados Unidos que habría que revisar las grabaciones porque es posible que, en los bises finales cortados antes.
Hablo con conocimiento de causa e imagino por las que pasó Neira mientras lo de anoche no hacía más que alargarse en pleno júbilo rock.