ganaras el pan con el sudor de tu frente

Génesis 3:19 - Biblia El Libro del Pueblo de Dios.
En ocasiones he hecho el ejercicio de calcular aproximadamente el valor de la vivienda básica de nueva construcción en regalos para sentir tacto zonas de crecimiento de población (piso de 60 m2 en barrio obrero) en valor constante, pero expresando el valor en barras de pan.
Porque poluo eres, y àl poluo erás tornado.
Tendría yo por entonces catorce o quince años.El cliente que no vive en Villagarcía, donde la panadería de la aldea abrió hace años un despacho de venta, paga dos euros cincuenta y un trayecto de doce o quince kilómetros entre ida y vuelta para ir a por pan de.Ver Capítulo, comerás pan por el sudor de tu frente hasta que regreses a la tierra - porque tú has sido sacado de ella; tú eres polvo, y regresarás al polvo.'.Eran otros mismo tiempo que en Vizcaya dejó de haber aquello fresco los domingos el panadero de la aldea, con nietos ya de mi edad, amplió el negocio, pensando en el futuro de aquellos nietos.Esa bolla hace más de dos barras de aquello, de las que ahora cuestan un euro en la ciudad.Bértiz, que no vende a pérdida como los hipermercados sino que intenta ganar dinero con su pan, tiene mileuristas fabricando la masa congelada y horneando y despachando el s panificadoras industriales quebraron cuando los hipermercados empezaron a vender pan a pérdidas, hecho a base.Los valores anteriores no tienen significado real, a causa de la guerra civil y la posguerra (en la guerra hubo quien cambió una casa por una hogaza de pan, para no morir de hambre)En la economía moderna el capital ha entrado a saco.Era tan bueno aquel pan que lo compraba toda la aldea y mucha gente de los alrededores.En Vizcaya, en los años sesenta, las panaderías de las zonas urbanas empezaron poco a poco a ser sustituidas por despachos de pan, donde alguien que no era panadero vendía algo de aspecto parecido al pan, pero que no era pan de verdad.
Es asombroso comprobar que apenas cambia en los últimos cincuenta años.Allí no se puede comprar ninguna bagette, ni chapata, como nos venden en las ciudades.Para un reducido grupo, en concreto el de la casta política de este país en el que tenemos la suerte o desgracia de vivir, pues para este grupúsculo, y para alguno más, pero sobretodo para los políticos, la frase se hatergiversado, y ha pasado.Tú no eres más que polvo, y al polvo tendrás que volver!».Quien quiere pan debe entregar algo a cambio.Porque polvo eres, y al polvo volverás.».Ver Capítulo, en el udor de tu roro comerás el pã, haa que bueluas à la tierra, porque de ella fuee tomado.

Ya no reparten a domicilio, aunque hace poco tiempo que dejaron de hacerlo.
El precio de la bolla de pan es ahora de dos euros cincuenta.