Sobrevive pastoreando animales en sus tierras.
Con regalos, dinero y violencia, la minera canadiense Goldcorp ha divido a las comunidades indígenas de San Miguel Ixtahaucán, en Guatemala.
Doña Deodora cuenta su historia en un castellano vacilante, mezclado con el Mam, su idioma nativo.
Jorge Espinoza Morales, todos los años el Ministerio de Minería y Metalurgia (MMM entre otras cifras estadísticas publica la producción y exportación de minerales, que como es lógico, deben guardar correlación.Solo cuando por diversas causas no se logran exportar todos los concentrados producidos y se exportan al año siguiente, la exportación puede ser mayor a la producción.La estrategia tampoco es nueva.2 Asociación para el Desarrollo Integral de San Miguel Ixtahaucán 3 Para una visión amplio del caso cupones de bath & body works y la bibliografia sobre el caso de la Mina Marlin ver 2011, Naciones Unidas, A/HRC/18/35/Add.3 Informe del Relator Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas, James Anaya: .Zinc, TMF Plata, TMF Estaño, TMF Oro, KF Plomo, TMF.Uno de las causas principales del conflicto era la distribución desigual de la tierra cuando 2 de la población controlaba 70 de la tierra fértil.E/P 0,98 E/P 99 E/P 0,84 E/P 3,22 E/P 0,96 (TMF Toneladas métricas finas KF Kilos finos).Buscaron a mi familia para convencerme.Esto significa otro incentivo para no respetar la vida de los afectados por la minería, concluye el ex-alcalde indígena Bámaca.105 de las Cuentas.Beneficio general no hay.
Unos están con nosotros y otros con la empresa, no son muchos, pero tienen los recursos.Ahora llegan otra vez a sacarnos de aquí, para llevar el oro que hay debajo de nuestras tierras.Esta mujer indígena tiene 58 años y una apariencia frágil y humilde.Existen tres grupos, explica Carmen Mejía, una madre joven y una de las mujeres al frente de la resistencia.Goldcorp prevé gastar 29 millones en restauración pero apartó solamente 1 millón.Doña Deodora solamente tiene un ojo.Si no la hirió fue porque Doña Deodora tenía a su hija pequeña en sus brazos.El sacerdote local no es indígena mam, es belga.Cuando detonan explosivos, su tierra tiembla.Esto sucede en muchas casas.

Las palabras de Noe Navarro, de adismi, iluminan: Cuando los españoles llegaron se apoderaron de las tierras costeras y fértiles, y tuvimos que desplazarnos a las montañas.
Muchos sufrieron ataques y fueron golpeados; a otros, como Javier, les dispararon; otros, como la familia de Bamacá, fueron aterrorizados.
Sin embargo, los bulldozers de la empresa no sólo han atropellado la cohesión social de comunidades y familias, también está terminando con la práctica ancestral de producir para la subsistencia, advierte Javier, de adismi.